miércoles, 8 de noviembre de 2017

Retomamos las actividades animalistas

Un curso más volvemos a realizar lo que está en nuestra mano para ayudar a los animales y crear conciencia ante el maltrato.
La primera acción del curso es acoger perros recién nacidos para ponerlos fuertes antes de su adopción.
Aqui algunos de los afortunados que han sido acogidos por alumnos, con la supervisión de sus padres.

Responsable Deyna y familia de 2ºC

domingo, 5 de junio de 2016

Intentamos salvar a este gatito

Encontramos en el patio de nuestro colegio a este gatito en muy mal estado, agonizando al sol. Nos lo llevamos para intentar salvarlo, pero al final sólo pudimos darle un final digno.

sábado, 13 de junio de 2015

Nueva adopción

El profe David Alba se encontró este pitufo, lo recogió en su casa y ya le hemos encontrado adopción.
Que tenga mucha suerte con su nueva familia.



viernes, 22 de mayo de 2015

Nuevos miembros en la familia

Esta preciosidad es el bebote de Carmen Suárez. Esperemos verlo grande, hermoso y feliz junto a su nueva familia.

lunes, 18 de mayo de 2015

Visita de la Protectora de Animales y Plantas

Los pasados lunes 13 y 20 de abril los alumnos de Secundaria del San José pudieron disfrutar y aprender en una visita muy especial: la de la Protectora de Animales y Plantas de Málaga. 
La conferencia tuvo como objetivo concienciar de la importancia de la adopción y del respeto hacia otros seres vivos. 
La valoración de los alumnos fue muy positiva y quedaron encantados con la charla.

Es una realidad que miles de perros son abandonados a su suerte cada año. La responsabilidad y sopesar los pros y los contras son imprescindibles a la hora de adoptar a un animal. Concienciar sobre la adopción y el cuidado de los animales es una forma de trabajar la empatía y, por tanto, educar a nuestros alumnos a ser mejores personas. ¡Qué maravillosos son los animales y cuánto podemos aprender amándolos!.

sábado, 31 de enero de 2015

Alumnos adoptantes

Raquel Varea adoptó un perrillo pequeño y gordezuelo y se ha convertido en un gigantón cariñoso e imponente. Mil gracias Raquel por tu gran corazón!